Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Seleccionar página

La vuelta al cole este año va a ser más accidentada que nunca. La pandemia del coronavirus convierte la situación en algo demasiado problemático y tiene en vilo a millones de alumnos en toda España. Sea cual fuere la situación, volver al estudio a distancia en casa o el regreso a aulas acondicionadas para evitar el contagio, una herramienta tecnológica como es una tablet se convierte en algo muy a tener en cuenta.

Y es en este último punto donde vamos a hacer hincapié en nuestra historia de hoy, cómo un dispositivo como la tablet ve en esta coyuntura la oportunidad necesaria para imponerse frente a otros dispositivos más pequeños (como el móvil) o costosos (como un ordenador). Es importante, además, sobre todo en la situación en la que nos encontramos, que el dispositivo que elijamos para nuestros hijos (o para nosotros mismos) disponga de una serie de características básicas que otorguen lo necesario para que el estudio fluya de manera adecuada.

¿En qué debemos fijarnos para comprar una tablet adecuada para el estudio?

Existen una serie de características especiales que hacen que nos decantemos por una tablet, y no por otra, cuando compramos una para el estudio. Y esto sin obviar que, ya que vamos a tenerla de uso principal para nuestro provecho académico, podamos disfrutarla en las horas de ocio. Estos son algunos aspectos de una tablet que hemos de tener en cuenta a la hora de comprarla para nuestros hijos y la inminente vuelta al cole. Aspectos que cumple la nueva tablet de la marca española SPC, la Gravity Octacore.

  • Una buena relación calidad-precio. Vivimos en tiempos de crisis, eso no hay quien lo niegue. El coronavirus ha castigado nuestra economía y cualquier gasto que realice una familia ha de tener una inversión beneficiosa garantizada. Es por ello que tratar de comprar una tablet económica pero con prestaciones propias de otras con un precio más elevado se antoja imprescindible. En el caso de la SPC Gravity Octacore, actualmente está disponible su versión de 3 GB de RAM, suficiente para la multitarea en aplicaciones de ofimática y vídeo, y 32 GB de almacenamiento. Tiene un precio de 160 euros.
  • Una pantalla grande con buenos ángulos de visión. Es imprescindible que la tablet que vayamos a adquirir para los estudios disponga de una pantalla, como mínimo, de 10 pulgadas y buenos ángulos de visión como el panel IPS que encontramos en la Gravity Octacore. Al fin y al cabo, es el componente más importante del aparato.
  • Conectividad 100% estemos donde estemos. Existen ocasiones en las que debemos realizar determinadas tareas pero no nos encontramos en casa: viajes en tren o bus, compromisos familiares, etc. Por eso, poder rematar una tarea importante o, incluso, asistir a una clase virtual donde no haya WiFi es esencial para el estudiante. Es necesario, además, que la tablet disponga de ranura para tarjeta SIM asociada a una tarifa de datos de internet.
  • Que sea fluida y no nos deje en la estacada. Nuestra tablet ha de tener un procesador de ocho núcleos para poder efectuar las videollamadas y tener abiertas varias aplicaciones a la vez sin que el rendimiento del dispositivo se vea mermado. El procesador octacore de la Gravity de SPC se asegurará de que el uso del dispositivo sea ágil y eficiente.
  • Una autonomía que propicie horas de trabajo. Uno de los apartados más importantes que debe poseer una tablet es el de la batería para no tener sustos mientras estamos trabajando, realizando nuestros deberes o asistiendo a una videollamada. La batería de la nueva tablet de SPC es de 5.800 mAh que proporcionará dos días de uso intenso o incluso tres días o más si nos limitados a usarlas en nuestras horas de estudio.

Cómo sacarle el mejor partido a nuestra tablet para los estudios

Para ver cómo podemos sacarle el mayor partido a una tablet ante la inminente vuelta al cole, hemos tomado como referencia la nueva Gravity Octacore de SPC, un equipo que cumple con los cinco puntos tratados. En concreto, hemos usado el modelo de 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento y nos ha ido fluida en todo momento, con una buena transición entre aplicaciones abiertas, sin tirones ni retrasos en la respuesta de pantalla táctil. No obstante, si el estudiante cree que necesita más, puede hacerse con una versión vitaminada de 4 GB de RAM y 64 GB de memoria interna.

Una tablet sin aplicaciones instaladas no sirve para nada. Pero una cosa es eso y otra muy distinta es que, nada más encenderla, nos venga con decenas de herramientas que no hemos pedido, que ralentizan nuestro equipo y echan el rendimiento a perder.Y algo que debemos tenerle en cuenta a la Gravity Octacore es que viene sin aplicaciones preinstaladas salvo las que pertenecen al ecosistema de Google, con algunas tan interesantes, de cara a la productividad, como son ‘Google Keep’, ‘Files de Google’ o ‘Bienestar digital’. El usuario dispondrá de Android 9 Pie en estado puro, lo que garantiza, además, una fluidez extra, si la comparamos con otras tablets que llegan a las manos del usuario con una capa personalizada y aplicaciones preinstaladas que sirven de poco.

Con la primera vamos a obtener una aplicación de notas completa que se sincroniza en la nube. Es algo esencial para el estudiante tener una herramienta en la que dejar por escrito recordatorios y otros apuntes que necesite consultar posteriormente. Gracias a ‘Bienestar digital’ vamos a obtener un informe completo del uso que le damos a nuestro dispositivo: con qué aplicaciones perdemos más el tiempo, cuantas horas y con qué aplicaciones hemos estado más tiempo… En definitiva, un reporte ideal para ver si estamos sacándole el partido adecuado a nuestra tablet. Con FIles de Google vamos a tener siempre nuestra tablet organizada y lista para el trabajo, ya que elimina los archivos que no nos sirvan y ordena las apps según el uso que le demos, para deshacernos de las que hemos instalado solo para probarlas y, luego, nos hemos olvidado de ellas.

No podemos olvidarnos del ocio

Gracias al descanso y a las horas de ocio el estudio puede obtener mejores resultados. Y una tablet es para mucho más que para estudiar, aunque la compra haya sido con ese objetivo en mente. La nueva tablet de la marca española SPC dispone de todo lo necesario para convertirse en la nueva TV portátil de la familia. A un solo golpe de clic podremos disfrutar de todas las plataformas por streaming con calidad de imagen HD y sin interrupciones por bajadas de velocidad, gracias a que contamos con WiFI Dual Band con la que aprovecharemos a tope la velocidad que tengamos contratada.

La nueva Gravity Octacore está a la venta en la página especializada de la marca española SPC a un precio de 160 euros el modelo de 3 GB de RAM y 32 GB de memoria interna.